La bandera de  México Purepechas
Bandera de México
mail Copyright © 2001 arcamebe. derechos reservados cayoweb
webmaster : cayoweb
   

Por los vestigios arqueológicos que se han encontrado, se sabe que el territorio estuvo habitado desde épocas remotas. Se han encontrado zonas que datan del período formativo o preclásico (1500 a.c. a 200 a.c., del clásico (200 a.c. a 800 d.c.) y postclásico (800 a 100 d.c.), entre cuyos lugares destacan: el Opeño, el Curutarán, la Villita, Tepalcatepec, Apatzingán, Zinapécuaro, Coalcomán, San Felipe de los Alzati, etc.El territorio Michoacano estuvo habitado por nahuas, otomíes, matlazincas o pirindas y tecos. En la región, se hablaba además del idioma tarasco, las lenguas coacomeca, xilotlazinca, colimote, pirinda, mazahua, sayulteco, mexicana y teca. Los antecedentes de la monarquía tarasca, se encuentran en la tribu encabezada por Ire-Ticateme, que llego a la regio de Zacapu, proveniente de Aztlan. Durante siglos, tuvieron su señorío sin territorio fijo, con capital rnovediza, antes de establecerla en Pátzcuaro El primero y más famoso de los reyes tarasco fue Tariácuri, quien inicio las guerras de conquista y expansión de su señorío. A su muerte, el Imperio fue dividido en tres señoríos: Pátzcuaro, Tzintzuntzan e Ihuatzio, que fueron gobernados por Hiquíngare, Tanganxoan e Hiripan, respectivamente. A mediados del siglo XV, por 1450, el señorío tarasco, en vez de tres señores tuvo un solo monarca. El señorío de Pátzcuaro fue el primero en extinguirse. Hiquingare tuvo numerosos hijos, pero como "les dio por ser malos, emborracharse y matar a la gente", el señor Hiquingare dispuso la muerte de ellos. En Ihuatzio, Hiripan fue succedido por Ticateme, pero pronto su señorío fue absorbido por Tzitzipandácuare, señor de Tzintzuntzan. De esta manera, Tzintzipandacuare se convirtió en jefe o cazonci único y absoluto de un señorío que, bajo su dirección y teniendo como capital Tzintzuntzan, fue más grande que el actual estado de Michoacán y más fuerte que el entonces señorío Azteca. Su extensión abarcaba, además de Michoacán, los territorios que hoy ocupan Colima, Nayarit, Querétaro, Guanajuato, Guerrero, Jalisco y parte de San Luis Potosí y Sinaloa. Por el año de 1470, Axayácatl, rey de los Aztecas, trató de conquistar sin éxito al reino tarasco. Al victorioso Tzitzipandácuare, le sucedió en el trono su hijo Zuangua, quien a su vez, fue dos veces atacado por los rnexicas. El apogeo del reino tarasco se atribuye a este gran cazonci, que murió en 1520, sucediéndole en el poder, Tanganxoán II, que fue vilmente asesinado por Nuño de Guzmán en 1530. El reino tarasco o Imperio de Occidente, al que no pudieron conquistar los Aztecas, no tuvo la grandeza monumental de la cultura Azteca, ni sus monarcas vivieron en medio del lujo y grandes riquezas. Los tarascos fueron maestros en el arte plumario, las lacas y la cerámica y no eran afectos a las grandes estatuas. Las representaciones de sus dioses las hicieron de caña de maíz.Sus deidades principales fueron: Curicaveri, Dios del Sol y Cueravaperi, Diosa de la Naturaleza. Su gobierno ha sido llamado teocrático-militar.El señorío era administrado por una nobleza hereditaria y un cuerpo de sacerdotes. El cargo militar y religioso más sublime, lo poseía el cazonci, quien encarnaba al Dios Curicaveri.La conquista de Michoacán fue realizada por Cristóbal de Olid, en 1522 y continuada por Nuño de Guzmán en 1524. Durante los primeros años de la conquista, Michoacán formó parte del llarnado Reino de México, que abarcaba los actuales estados de México, Querétaro, Hidalgo, Tlaxcala, Oaxaca, Morelos, Guerrero, Veracruz, Tabasco, Michoacán, Guanajuato y parte de San Luis Potosí, Jalisco y Colima.Fue repartido en encomiendas a los españoles que participaron en su conquista. Las poblaciones más importantes se consideraron Alcaldías Mayores. Al constituirse en provincia, abarcó parte de los límites del lmperio Tarasco.Fue Tzintzuntzan la primera capital de la provincia hasta el año 1536, en que se erigió el Obispado de Michoacán, del que fue su primer obispo Don Vasco de Quiroga. Este, trasladó la sede eclesiástica a la ciudad de Pátzcuaro, la cual rivalizó por el título de Capital de Michoacán, primero con Tzintzuntzan y posteriormente con Valladolid, fundada por el Virrey Don Antonio de Mendoza, en el año 1541, en donde se estableció la sede provincial y eclesiástica después de la muerte de Vasco de Quiroga.Durante este período de conquista, llegaron los religiosos, primero de la orden de San Francisco, después los Agustinos, Carmelitas, Jesuitas y por último, los Mercedarios. Todos ellos se encargaron de evangelizar a los nativos y establecieron sus conventos a lo largo de la provincia. Destacan, Fray Juan de Moya, el apóstol de la Tierra Caliente; Fray Martín de la Coruña; Fray Jacobo Daciano; Fray Alonso de la Veracruz, gran sabio en su tiempo y también Rector del Colegio de San Pablo, en México, y fundador, en el pueblo de Tiripetio, de la primera Universidad o Casa de Estudios Mayores, que hubo en cl Continente Americano. En 1776, la provincia se convirtió en Intendencia de Valladolid, reduciendo su territorio al que hoy ocupan los estados de Colima y Michoacán. Posteriormente, Colima se agregó a la Intendencia de Guadalajara, quedando el territorio con una extensión semejante a la que ocupa actualmente. Durante todo el período colonial, la economía estuvo concentrada en manos de los españoles, quienes acapararon grandes extensiones, de tierras, dando origen a innumerables haciendas así como a la explotación de los minerales en importantes poblaciones, como Tlalpujahua, Angangueo y Huetamo. Los españoles, a través de diversos mecanismos legales tales como las encomiendas, repartimientos y trabajos forzosos, explotaron la fuerza de trabajo de los indígenas y de las diversas castas y esclavos, que se generaron en el proceso de mestizaje y colonización. La educación estuvo restringida fundamentalmente para los españoles y sus descendientes directos y era manejada por el clero, el cual se constituyó en una clase social poderosa. Destacaron los colegios de San Nicolás, fundado en el siglo XVI, y el Seminario Tridentino de San Pedro y San Pablo, de Valladolid, fundado en 1773, los cuales contribuyeron al desarrollo cultural, en donde se prepararon los caudillos y dirigentes insurgentes que iniciaron el movimiento por la independencia desde mediados del siglo XVIII, se comienzan a dejar sentir las ideas de la ilustración, destacando: Francisco Javier Clavijero, Benito Díaz de Gamarra, José Pérez Calama y posteriormente, Miguel Hidalgo y Costilla, estudiante y rector Colegio de San Nicolás. Fue en la ciudad de Valladolid donde se realizó la primera conspiración por la independencia el 21 de diciembre de 1809, encabezada por García Obeso, Soto Saldaña, Juan José de Lejarza, José Ma.Izazaga y Vicente Santa María. Ya iniciada la lucha, por el cura Hidalgo, se unieron al movimiento los hermanos López Rayón, Ramón e Ignacio, quienes lucharon en el oriente michoacano y Don José María Morelos y Pavón, Cura de Carácuaro, quien luchó en tierra caliente, al sur del estado. A la muerte de Hidalgo, la lucha se concentró en Michoacán. Ignacio López Rayón estableció en Zitácuaro, el 21de agosto de 1811 el primer Congreso Nacional Gobernativo o Suprema Junta Nacional Americana. El 22 de octubre de 1814, se decretó en Apatzingán la "Primera Constitución o Decreto Constitucional para la Libertad de la América Mexicana". Ahí mismo, Don José María Morelos dio lectura a los "Sentimientos de la Nación", en donde expresó el surgimiento de la nación mexicana, la supresión de las castas y se plasman los objetivos y contenidos ideológicos del movimiento independentista, que superó las aspiraciones del poder de los criollos para anteponer las del pueblo mexicano. Días más tarde se instaló el primer Tribunal de Justicia, en Ario de Rosales. La guerra de independencia, culminó sin sus mejores hombres. Valladolid fue tomada por Iturbide el 22 de mayo de 1821. La vida independiente comenzó con la creación del Estado de Michoacán, al expedirse el Acta Constitutiva de la Federación, el 31 de enero de 1824.Se Instaló el Congreso Local Constituyente, el 6 de abril del mismo año. En el artículo 5°. de la Constitución Federal de 1824, Michoacán se incluyó como parte integrante de la federación, en calidad de estado. El estado fue dividido en cuatro departamentos y 22 partidos por ley territorial de 1825, y el 19 de julio, contó con su primera Constitución Política. Fue su primer gobernador el señor Antonio Castro. A iniciativa del Congreso Local, se le cambió a la capital el nombre de Valladolid, por el de Morelia, en honor al Generalísimo Don José María Morelos. En diciembre de 1831, el IV Congreso Constitucional, decretó una nueva ley territorial en la que se subdividieron los partidos en 61 municipios y 207 tenencias. El establecimiento del centralismo implicó la pérdida de la autonomía y soberanía internas para la entidad, que pasó a formar uno de los departamentos en que se dividió el territorio nacional. La ley de 30 de diciembre de 1836 que hizo esta división territorial dispuso, en su artículo 2°., que el territorio de Colima se agregara al Departamento de Michoacán. El 22 de agosto de 1846, el General Mariano Salas instauró nuevamente el federalismo en la república. Como consecuencia, el Departamento de Michoacán recobró su calidad estatal aunque perdió el territorio de Colima. El 5 de septiembre del mismo año, Don Melchor Ocampo ocupó interinamente el Gobierno del Estado. Al año siguiente fue nombrado Gobernador Constitucional Electo de la entidad, reabriendo el Colegio de San Nicolás, dotándolo de un edificio, además de imprimirle un carácter científico y laico. En 1849, Michoacán ratificó el acuerdo del Congreso de la Unión y cedió el municipio de Coyuca, para formar el estado de Guerrero. En 1852, Don Melchor Ocampo es electo nuevamente gobernador del estado, renunciando posteriormente. Le sustituyó Francisco Silva, el cual después de varios pronunciamientos centralistas, disolvió el Congreso Local. Morelia fue tomada por el conservador José de Ugarte, a quien se le nombró Comandante General del Estado en 1853. A partir de esa fecha, el estado se consideró Departamento y el grupo conservador se tomó violentamente el poder, iniciándose una guerra intestina. Los liberales michoacanos se afiliaron al Plan de Ayutla, en 1854 y se levantaron en armas. Destacaron por su participación: Gordiano Guzmán, González Ureña, José Ma. Ramos, Santos Degollado, Epitacio Huerta, Manuel García Pueblita y Don Melchor Ocampo, el cual fungió como ministro del gobierno liberal. Al triunfo liberal, se instaló corno gobernador a Gregorio Ceballos. El 13 de diciembre de 1856, se decretó una nueva división política en el estado, con 6 departamentos: Morelia, Zamora, Puruándiro, Zitácuaro, Uruapan y Tacámbaro. El doctor Miguel Silva ejerció el cargo de Consejero Decano de enero de 1856 a junio de 1857. El 29 de mayo de 1857, fue jurada la Constitución, ante la oposición centralista y clerical, siendo electo Gobernador Constitucional, el General Santos Degollado. Por disposición general de la República, el municipio de Contepec, dejó de formar parte del estado de Guanajuato y se incorporó a Michoacán. Los poderes locales rechazaron el pronunciamiento de Comonfort y permanecieron apegados a la Constitución. Michoacán destacó en estas luchas por su apego al derecho, que emanaba de la defensa de la soberanía estatal. Durante este período, se aplicaron las leyes de desamortización y enajenación de los bienes eclesiásticos. El gobierno estuvo a cargo de Epitacio Huerta, quien no sólo combatió directamente a los conservadores, sino que organizó el gobierno estatal. En mayo de 1861, fue abierta la sesión del XI Congreso Constitucional el cual declaró a Epitacio Huerta, Gobernador Constitucional. El 3 de junio de 1861, es asesinado Melchor Ocampo, por una gavilla de centralistas. Ocampo, llevó a cabo hasta sus últimas consecuencias, las reformas más radicales, y los conservadores, intentaron frenar el proceso de la Revolución de 1854, dejándola sin uno de sus mejores hombres. El Congreso Local declaró a Ocampo, Benemérito del Estado y a partir de esa fecha, lleva el nombre de "Michoacán de Ocampo". Durante la intervención francesa de 1861, el gobierno local se manifestó en contra de la invasión y declaró, en un manifiesto, que no reconocería ningún acto que emanara del poder invasor, el cual a través de las armas, avanzaba en el país. El día 30 de noviembre de 1863, fue tomada la ciudad de Morelia, por lo que se trasladó el gobierno a la ciudad de Uruapan, estableciéndose ahí los poderes locales. En Michoacán, destacaron por su participación en la defensa de la soberanía nacional, el General Régules, Manuel García Pueblita, Vicente Riva Palacio, entre otros. Las poblaciones fueron violentamente dañadas, la de Zitácuaro por ejemplo, fue saqueada y quemada por los franceses. Entre muy pocos triunfos y grandes derrotas, los ejércitos republicanos lograron derrotar al enemigo, considerado en ese tiempo, el mejor ejército del mundo. El 5 de febrero de 1867, fueron derrotados los franceses en Zamora y días después fue desalojada la ciudad de Morelia, restituyéndose su carácter de capital del Estado, asimismo, se desconocieron las disposiciones y cambios territoriales, impuestos por el Imperio. Con el pronunciamiento del plan de Tuxtepec, Porfirio Díaz llega al gobierno general de la República, iniciando una dictadura militar. En Michoacán, el General Díaz, impone a Don Mariano Jiménez, el cual, después de varios períodos, es sustituido por Aristeo Mercado, quien gobernó en 1891 y se reeligió en los períodos de 1896, 1900, 1904 y 1908. Para el año de 1907, nuevamente se reformó el territorio de Michoacán. Por Bando Presidencial, pasaron a formar parte del estado de Guerrero, los pueblos de Pungarabato y Sirándaro, quedando como límite natural de río Balsas. Durante este período, se dio entrada de compañías y capitales extranjeros, que explotaron de manera irracional, los productos naturales del estado y del país, principalmente materias primas de exportación, tales como minerales y maderas. Además, hubo despojos de tierras a los campesinos y se inició su concentración paulatina en manos de los hacendados. Para el año de 1908, Aristeo Mercado se reeligió por cuarta ocasión, por lo que un grupo de profesionistas liberales se organizó para apoyar la candidatura del Doctor Miguel Silva González, para gobernador del estado, lo cual pudo llevarse a cabo en vísperas de las elecciones presidenciales de 1911. El movimiento revolucionario en Michoacán, fue iniciado el 10 de mayo de 1911, ante la proclama maderista por el entonces subprefecto de Santa Clara del Cobre, el señor Salvador Escalante, quien por estas fechas recorrió las poblaciones de Ario, Tacámbaro, Pátzcuaro y Morelia, sin encontrar mucha resistencia. El gobernador Aristeo Mercado renunció el 13 de septiembre, mientras Escalante se sumó a la candidatura de Miguel Silva, quien durante su campaña tuvo varios enfrentamientos con el partido católico encabezado por José Ugarte. Silva fue electo el 16 de septiembre de 1912, tomó posesión de su cargo y se retiró con licencia en mayo de 1913. La ofensiva revolucionaria después del asesinato de Madero y Pino Suárez, estuvo bajo el mando del General Gertrudis Sánchez, quien se constituyó en el primer gobernador revolucionario. Después de intensas campañas por el territorio michoacano, contra los federales a cargo del General Jesús Garza González, Sánchez entró a la ciudad de Morelia el 31 de julio de 1913 y asumió el cargo de gobernador hasta el año de 1915. Durante su gobierno, se arreglaron los asuntos públicos en todos los ramos; y se crearon las secretarías de educación, administración de bienes intervenidos y la de asuntos agrarios. Le sustituyó el General Elizondo, quien fue nombrado por Obregón en 1915 y duró hasta 1917. Fundó la Escuela Normal para Profesores y reformó las leyes sobre educación. En su tiempo fueron electos los diputados para el Congreso Constituyente (entre ellos Mújica y Romero Flores. Sucedió en el gobierno a Elizondo, el General José Rentería Luviano, quien entregó el gobierno a Pascual Ortiz Rubio, el cual tomó el poder el 6 de agosto de 1917, hasta el año de 1920; dentro de su gobierno, se fundó la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo. Electo por votación popular el 22 de diciembre de 1920. Francisco J. Mújica no contó con al apoyo federal, por lo que el senado declaró desaparecidos los poderes estatales, teniendo que retractarse, ante la evidencia del apoyo popular con que contaba Mújica. Cuando Obregón fue presidente, el conflicto se agravó más. Le reprochaban a Mújica que permitiera manifestaciones populares en las que se criticara al ejército y la autorización del periódico "el 123", por ser de ideas socialistas. Mújica fue hostilizado y obligado a renunciar al gobierno local e incluso fue desaforado por Obregón. Durante su gobierno, las organizaciones obreras tuvieron también muchos enfrentamientos y fueron combatidos por las organizaciones religiosas, hasta llegar al asesinato en un acto público del joven líder obrero, Isaac Arriaga, en 1921. Después de la ocupación de la Huertista en el país, tomó el mando en la entidad, Enrique Ramírez, quien enfrentó la guerra cristera que se utilizó para frenar los repartos agrarios y la organización campesina. Los hacendados y el partido católico en Michoacán, habían desatado el movimiento cristero desde 1926, al ser clausurados los colegios seminarios de Morelia y Zamora. En 1928, el 16 de septiembre, fue electo gobernador del estado el General Lázaro Cárdenas, al cual le tocó apaciguar la guerra cristera, canalizar la lucha agraria, tratar de desfanatizar la entidad, reorganizar el gobierno a través del fortalecimiento de los ayuntamientos, repartir 408,807 hectáreas a 24 mil ejidatarios y organizar la Confederación Revolucionaria de los Trabajadores. Gobernó la entidad hasta el año de 1932. Después de varias reformas, y durante el gobierno constitucional del Lic. David Franco Rodríguez, el Congreso de Michoacán de Ocampo reformó sustancialmente la constitución vigente, sancionada en la ciudad de Morelia el 31 de enero de 1918. Las sustanciales modificaciones fueron firmadas por los diputados locales el 29 de diciembre de 1959. Con motivo de estas reformas, la Constitución de Michoacán actualmente consta de 165 artículos, conserva los 10 artículos transitorios de la decretada en 1918, y se divide en XI títulos. Al concluir su período gubernativo constitucional el Lic. David Franco Rodríguez, el cargo de Gobernador Constitucional del Estado ha sido ocupado en forma ininterrumpida, por los siguientes michoacanos


Texto UMSNH

Historia / Turismo / Cultura / Templos / Plazas / Calles / Janitzio / Artesanías / Gastronomía / Educación / Diversion / Servicios
Video / Galería / Amanecer en la Cuidad / Pátzcuaro de Noche / Detalles de la ciudad / Vistas de la ciudad / Ligas / Plano del sitio